Buscar

Cargando...

domingo, 19 de octubre de 2008

Genealogía del ser humano.


La historia de la vida sobre la Tierra comienza hace aproximadamente 3800 millones de años con las primeras formas unicelulares. Durante los primeros 2400 millones de años éstos fueron los únicos organismos existentes. Recién hace 5 millones de años aparecen los primeros ancestros de los seres humanos.


Hace 25 millones de años el sector oriental del continente africano experimentó cambios significativos de tipo geológico y ambiental. Como consecuencia se produjo la fragmentación del ambiente en diferentes ecosistemas (jungla, montes bajos, praderas y sabanas).En ese momento de gran diversidad, las especies de simios llegaban a veinte. Pero entre los 10 y 5 millones de años atrás esta diversidad comienza a decrecer a causa tanto de la competencia entre las distintas especies como al hábitat cambiante. En este momento se ubica uno de los sucesos clave de nuestra historia evolutiva.Aparecen los primeros simios bípedos, los cuales durante un período experimentan una floreciente diversidad.


Caminar erguido permite la liberación de las manos para llevar cosas, la posibilidad de recolectar alimentos de una forma más eficiente en un ambiente con recursos dispersos, la posibilidad de mantener el cuerpo y especialmente el cerebro a una temperatura adecuada y disminuir el tiempo entre nacimientos.


El origen de la familia Hominidae puede verse reflejado en los fósiles más antiguos conocidos hasta el momento. Ellos corresponden al género Australopithecus, que engloba a ocho especies distintas que vivieron hace 4,5 y 1 millón de años atrás en el sur y el este de África.Los australopitecos más tempranos (4,5 a 2,3 millones de años) comprenden a las especies ramidus, anamensis, afarensis y africanus. Tenían una constitución física ligera. Se caracterizaban por presentar una combinación de rasgos anatómicos simiescos con algunas características netamente humanas.

La principal, el bipedismo, pudo establecerse a partir del hallazgo de un esqueleto casi completo de Australopithecus afarensis, bautizado con el nombre de Lucy. Este fósil permitió sostener la existencia de este tipo de locomoción hace 3 millones de años, reflejado principalmente por los restos correspondientes a la articulación de la rodilla y la forma y posición de la pelvis que señalan de forma inequívoca la marcha en dos patas.Otra evidencia de la andar erguido viene del yacimiento de Laetoli, al norte de Tanzania, en donde se hallaron pisadas fósiles de animales.Hace 3,6 millones de años atrás un volcán, llamado Sadimán, entró en erupción y cubrió la sabana con un manto de cenizas. Poco después de la erupción al menos dos homínidos caminaron a través de las cenizas dejando sus huellas. Este tipo de registro permitió analizar con mayor detalle la forma de andar de nuestros primeros ancestros bípedos, mostrando que la posición de los dedos y el arco del pie eran más parecidos a la de los humanos modernos que a la de los simios.




Extraído del libro “La trama cultural”; Garreta, Bellelli, compiladores. 2ª edición corregida y aumentada. Texto “Los humanos: un instante en la historia de la vida. Herramientas para la comprensión del proceso de hominización.” Paginas 83 a 90. Autores: Acosta, Alejandro. A; Carballido Mariana; Fernández Pablo. M.